Venta de Isagen “sería el peor negocio para el país”

Foto: cmi
11 Sept 2015

Los magistrados de la Sección Cuarta del Consejo de Estado aprobaron la ponencia de Hugo Bastidas para continuar con la venta de la electrificadora Isagen, en oposición a la demanda de trabajadores y extrabajadores que argumentan que esta venta genera graves riesgos económicos para el patrimonio de la nación.

Mario Valencia, analista de la Red Colombiana de Acción Frente al Comercio RECALCA, asegura que la venta de Isagen atenta contra la soberanía energética del país y agudiza la actual crisis fiscal por la que atraviesa la nación “esta decisión es una muestra de que los intereses económicos privados primaron, los únicos beneficiados serán los inversionistas extranjeros que aprovechen la ganga”.

“La enajenación de Isagen representa la imposibilidad de regulación de los costos de la energía en el mercado, pues al dejar de ser una empresa pública el Estado colombiano ya no tiene competencia para impedir alzas como ocurre con Electricaribe”, agrega Valencia.

Hace dos años la empresa estaba avaluada en 5 billones de pesos y pese a que en estos momentos tiene un mejor manejo técnico y administrativo, adelanta proyectos de energía térmica y eólica, el gobierno de Juan Manuel Santos ha decidido devaluarla en 1.600 millones de dólares que serán destinados para la construcción de vías 4G, aun cuando organismos como la Contraloría han afirmado la inviabilidad del proyecto.

Vea también: Con venta de Isagen Estado dejaría de recibir 225 mil millones de pesos anuales

Compartir:

Los comentarios están cerrados.