Sueño de clase

Foto: EFE

Camilo Álvarez Benítez - @camiloalvarezb

6 May 2016

Había tumultos de técnicos y profesionales que se agolpaban en las puertas de las ONGs más reconocidas luego de elecciones del 2015, hacían largas filas como en Subway a fin de mes; todos y todas con sus mejores caras de gestores, con sus hojas de vida, las chaquetas de tres periodos de gobierno como soporte bajo el brazo y una ampliación de la cédula al 150% debidamente plastificada. Se miraban poco a poco los rostros y sabiéndose multitud realizaban una asamblea al estilo 15M sobre la carrera 5ª en frente del CINEP,  gritando ¡YA BASTA! Y animándose en acto litúrgico como Iglesias: ¡PODEMOS!

Convocados por la indignación y por primera vez no indignados por una convocatoria; salían en grupos a afiliarse a la CUT y a la CGT;  Al principio, los porteros de los sindicatos sorprendidos, dudaban si llamar al ESMAD o a Secretaria de Gobierno; sólo al reconocer ex gestores de convivencia en el tumulto los dejaban pasar, no recuerdo haber visto una oficina de afiliaciones pero en recepción revoloteaban – ¡No hay papelería para carnet! es que afiliaciones en masa ni en Yerbalife- explicaba el portero de la CGT.

Otros de los indignados habían tomado otro camino y apelando a su lenguaje particular y el territorio común Chapineruno y Teusaquillero se pretendían convertir en resguardo, debatían si ir a la ONIC o al ministerio de interior donde alguno de los indignados dijo que existía una dirección de etnias; otros en un Juan Valdez decían que en todo caso las etnias no tenían dirección y que un resguardo se hacía de facto.

Luego de la masiva afiliación se daban cita todos de nuevo en el Park Way para definir la estrategia; mas por gustos que por razones se alinearon en dos grupos unos del lado de la Luna Lela y otros del lado de Trementina, básicamente unos decían que lo importante era el Periodo, los otros que lo importante era el periódico.

Quien zanjó la discusión, afirmó que es en la práctica donde se resuelve todo y que la cita para esta renovación de clase y de movimiento indignado debía ser en la plaza de Bolivar; ese sería el primer lanzamiento de estos sectores de la clase trabajadora; un acto performático, con fuerte poder simbólico; -Podemos hacerlo con un artista famoso, yo voy a Gaira de vez en cuando y tal vez Carlos Vives que tampoco trabaja se pegue- dijo una indignada.

Así, fueron preparando el gran lanzamiento, los pregoneros, los tambores, las cacerolas,  las pancartas y las banderas, cada cual con lo que pudo y quiso. Mucho color y sonido; todo era un mar de consciencia; alterada pero al fin y al cabo consciencia de clase. Socialist fest y comunist party cerraban el día en el que la tasa del sindicalismo subió por primera vez en 40 años más que el dólar y llegaba estrepitosamente a un 10% - y todo lo que puede hacer un colombiano con un 10%- decían los analistas.

Entonces Algo me incomodó bajo el brazo, era una Tablet de la que emergió un Genio de la política 3.0 diciendo: Te concederé tres deseos si tomas un arma de juguete y le apuntas al ESMAD en la Plaza de Bolivar  y superas tres pruebas:1) Salir en medios, 2) Salir libre en menos de 24 horas y por supuesto 3) quedar vivo.

Yo le decía al genio que no fuera iluso, que esa prueba no la superaba nadie y menos sin ambulancias disponibles, que solo un infiltrado con la ayuda de  RCN y Citytv podría lograrlo y que eso de llegar al 10% de sindicalización y con mis congeneracionales ¡eso si era irreal, casi un sueño¡

Y entonces cuando desperté, el dinosaurio aún estaba ahí… intentando vender la ETB.


 Las opiniones expresadas en este artículo son de exclusiva responsabilidad del autor y no necesariamente representan la opinión de la Contagio Radio.
Compartir:

Los comentarios están cerrados.

Streaming

Watch live streaming video from contagioradioytv at livestream.com
×