Comunidad indígena Unión Agua clara retorna sin garantías en el territorio

Fotos: Contagio Radio - Gabriel Galindo

El recorrido de 6 horas y media que en barco debe hacerse desde Buenaventura para llegar a la comunidad indígena "Unión Agua Clara", del pueblo Wounaan, parecía una distancia corta comparada con el largo año de desplazamiento que estos indígenas padecieron en el coliseo de Buenaventura por causa del conflicto y la amenaza paramilitar.

Reportaje para Contagio radio

Durante un año el Coliseo El Cristal fue la  casa de la comunidad Unión Agua Clara

La comunidad de más de 300 indígenas de todas las edades habitó durante un año el Coliseo El Cristal, en la comuna 5 de Buenaventura, durante este tiempo murieron tres niños por desatención del Estado, algunos líderes recibieron  amenazas y las familias soportaron condiciones de hacinamiento y desatención en salud, alimentación y vivienda.

Cartelera de los días de turno de baño

Cartelera de los horarios en los que las familias les correspondía realizar aseo

Reportaje para Contagio radio

Cada familia alista su maleta para el retorno

Esa noche del 29 de noviembre cada familia había recogido lo poco que tenía para llevar, algunos envolvieron su ropa, los enseres de la cocina y hasta las escobas, mientras otros se dieron su último baño en este lugar. Entre sonrisas y corriendo con paquetes y costales, la comunidad fue subiendo al bus que los llevaría al barco en el que regresarían a casa.

Reportaje retorno union agua clara

El último baño

Integrante de la comunidad toma el último baño antes de regresar

El bus que los lleva al puerto donde los espera el barco

La comunidad se prepara para salir en bus hacia el lugar donde los espera el barco en el que retornaran.

“Nosotros estamos acostumbrados a vivir en nuestra casas, es diferente vivir aquí en el piso frío del coliseo, que en nuestras propias camas” dice Justo Chamarra.

En el puerto los esperaba 'Dani', el barco que llenaban con materiales de construcción y en el que fueron subiendo los indígenas de tres comunidades, entre ellas; 'Unión Agua Clara' y los resguardos 'Chamapuro' y 'Chachajo', que también habían estado desplazados en la ciudad. Funcionarios de la presidencia le colocaban una manilla a cada persona antes de subir a la embarcación,ésta sería el pasaporte sin garantías para volver a su territorio.

Funcionaria de la presidencia

Funcionaria de la presidencia asigna manilla a los integrantes de las comunidades

Reportaje para Contagio radio

Comunidad espera en el puerto el momento de abordar el barco

Dentro del barco las exigencias para retornar demandadas al gobierno municipal se empezaban a derrumbar, las familias tenían que dormir en cualquier lugar al no haber espacio en la embarcación, algunos se recostaban en los pasillos, otros con más suerte pudieron encontrar camas de no más de un metro de ancho, que en algunas ocasiones debieron compartir con tres personas más.

Familias buscan un lugar donde pasar la noche

Familias buscan un lugar donde pasar la noche

Algunos por el anhelo de regresar a su comunidad se quedaban en la proa de la embarcación para ver cómo cargaban materiales de otras comunidades, pues los camiones que traerían sus enseres serian los últimos en llegar al puerto.

Comunidad espera la llegada de sus pertenencias

Comunidad espera la llegada de sus pertenencias

Mientras las familias se alistaban, las instituciones estatales que nunca hicieron presencia para atender la crisis humanitaria de la comunidad, aparecieron esta vez con cámaras para fotografiar el momento. Integrantes del Ejército Nacional llegaron al lugar para posar frente a las cámaras, pese a que uno de los compromisos pactados con el distrito y con los garantes del retorno, era que se mantendrían a una distancia prudente de quienes estaban retornando con el fin de garantizar la seguridad de las víctimas.

Soldados de las FF.MM incumplía acuerdas pactados con las partes

Soldados de las FF.MM sostiene valla para que sean tomadas fotografías

Hacia la 1:30 a.m llegaron los camiones de las comunidades y desde ese momento hasta pasadas las 2 de la mañana, los hombres que retornaban iniciaron el embarque de los enseres, pues las personas encargadas de esa tarea habían abandonado el puerto. Una cadena humana que podría simbolizar la unidad de los pueblos, llenaba rápidamente el barco que saldría hacia las 2: 30 a.m del puerto de Buenaventura con destino al río San Juan.

Comunidades realizan cadena humana para cargar el barco

Comunidades realizan cadena humana para cargar el barco

Poco a poco Buenaventura iba quedando atrás y se abría un camino de sueños y esperanza al retornar a su territorio. Durante más de 6 horas las mujeres con sus niños dormían en el lugar que encontraron libre, unos continuaban en la proa viendo la grandeza del mar, otros hablaban y expresaban que estaban felices pero que tenían miedo de regresar por la presencia de los grupos armados que un año atrás habían provocado el desplazamiento de la comunidad.

Reportaje para Contagio radio

Una cama de poco menos de un metro es usada para que descansen las familias

Niños duermen en la noche del 29 de noviembre

Niños duermen en los pasillos del barco en la madrugada del 30  de noviembre

En medio del mar inicia el nuevo día, el sol empieza a salir, las familias van despertando, algunos se lavan los dientes y otros se reúnen entre amigos para hablar. A lo lejos se abre un camino, es el río San Juan, afluente del océano Pacífico y que discurre por los departamentos de Chocó y Valle del Cauca, por sus aguas se transportan las poblaciones de esta parte del país, pero también los cargamentos de drogas embarcados por grupos armados y narcotraficantes.

Capitan del barco al amanecer

Reportaje para Contagio radio

Algunos jóvenes pasaron la noche sin dormir esperando llegar a su comunidad

Al llegar la mañana las familias se reúnen a lo largo y ancho del barco para ver el camino recorrido, otros utilizan las primeras horas del día para descansar y estar atentos al momento de iniciar el recorrido por el río San Juan.

Reportaje para Contagio radio

Familias se reúnen en los pasillos del barco

Reportaje para Contagio radio

Edison, líder indígena, espera en el barco el arribo a su comunidad

Reportaje para Contagio radio

En medio del mar las familias observan el camino hacia el río San Juan

Ya en el curso del río empiezan a aparecer los primeros caseríos, el primero de ellos de afrodescendientes y más adelante empieza a verse la comunidad 'Unión Agua Clara'. Los jóvenes hablan y señalan el lugar del que tuvieron que salir, poco a poco el barco se acerca a la orilla del San Juan, algunos aplauden, otros gritan y algunos hombres y mujeres guardan silencio.

Primeras comunidades a la orilla del río San Juan

Primeras comunidades a la orilla del río San Juan

Comunidad San Juan

Hacia las 8:30 a.m las familias llegan a su comunidad

El desembarco inicia, primero bajan las mujeres y los niños, luego los jóvenes y los mayores comienzan a descargar las pertenencias de cada familia, que han sido marcadas con sus nombres para evitar confusiones, cada paquete es dejado a la orilla del río y de allí cada persona va llevando a su casa los colchones, pipetas de gas, bolsas, escobas y todas esas pequeñas cosas con las que pudieron regresar.

Reportaje para Contagio radio

Las mujeres junto con sus hijos descienden del barco

Reportaje para Contagio radio

El pueblo Wounaan llega a revisar las casas que dejaron abandonadas hace 12 meses, algunos caminan a sus habitaciones y empiezan a reconocer lo que les pertenece. A la pregunta de cómo se sienten, Edison responde “Estamos con mucha alegría, esto era lo que nos faltaba, compartir con nuestra Madre Tierra, ahora vamos a empezar desde cero, vamos a reconstruir”.

Reportaje retorno union agua clara

Pasadas dos horas llegan nuevas embarcaciones a la comunidad, de ellas descienden las familias que habían salido en horas de la mañana del puerto del Bajo Calima con el acompañamiento de la Comisión Intereclesial de Justicia y Paz y la organización internacional PBI.

Familias arriban en lanchas a la Unión Agua Clara

Familias arriban en lanchas a la Unión Agua Clara

Reportaje para Contagio radio

En cuatro lanchas familias regresan al territorio junto a sus hijos

La felicidad no es completa

Se escucharon los motores de una lancha en la que llegaba el Defensor del Pueblo, Jorge Armando Otálora, quien se reunió por unos minutos con la comunidad. El diálogo entre los indígenas y el Defensor fue corto, las familias expresaron la felicidad de haber llegado, pero no ocultaron el sin sabor que les dejaba los incumplimientos del gobierno distrital con los retornados, “Queremos que lo que hemos acordado se cumpla” manifestó uno de los líderes.

Reunión de la comunidad con el Defensor del Pueblo

Reunión de la comunidad con el Defensor del Pueblo

Sin agua, sin luz, sin cosechas, y sin tener cómo movilizarse, estaban los indígenas, quienes habían solicitado la revisión del acueducto y la visita técnica para que la comunidad pudiera contar con luz. Todas las solicitudes de la población fueron desatendidas por las instituciones. Solamente el Defensor del Pueblo, algunos de sus funcionarios y unos pocos delegados de la Alcaldía de Buenaventura escucharon los problemas que enfrentaban las familias que acababan de llegar al territorio.

Reportaje para Contagio radio

Uno de los baños de la comunidad demuestra el pasar del tiempo

Reportaje para Contagio radio

Defensor del pueblo junto a líderes de la comunidad

Jorge Armando Otálora partió un hora después de su llegada, no sin antes tomarse la foto con la que haría alarde de su labor frente al retorno de la comunidad 'Unión Agua Clara'.

Luego de un año los niños regresan nuevamente al río

Luego de un año los niños regresan nuevamente al río

La tarde iba cayendo mientras los niños saltaban en el río, los jóvenes continuaban llevando en sus hombros costales a las casas y los adultos seguían pensando cómo resistir ante la situación que estaban viviendo.

Reportaje para Contagio radio

La comunidad retornó, pero el miedo ante las nuevas amenazas no se hizo esperar, a tan sólo 3 días de su regreso ya habían llegado hombres armados a intimidar a las autoridades indígenas. En 'Unión Agua Clara' no hay agua potable, ni energía, sus familias no cuentan con una embarcación para atender casos de emergencia o para salir a buscar su alimentación.

Comunidad Unión Agua Clara

Comunidad Unión Agua Clara

Compartir:

Los comentarios están cerrados.