Resistencia contra la represa del Quimbo

Foto:Reexistencia.wordpress.com
Entrevista:

La represa del Quimbo es quizás uno de los macroproyectos con más afectación construidos en Colombia. Pasando por los daños ambientales y arqueológicos, las consecuencias de su construcción se derivan en violencia como desplazamiento forzado y represión contra las comunidades afectadas.

Para Samuel Pinedo, del vicariato apostólico Tierra Adentro del Huila y Carlos Humberto Cuello Barrrea  médico bioenergético y propietario de una reserva forestal en Viche, también en el Huila, lo que esta sucediendo tanto en la represa del Quimbo y los territorios afectados por la megaminería en el Cauca, hacen parte de un laboratorio de la violencia.

Es decir son zonas pobres y totalmente desprovistas de servicios, como si nunca hubiera existido el estado, donde el presupuesto a penas da para satisfacer las mínimas necesidades de los habitantes. el estado solo hace presencia cuando aplica un macroproyecto extractivo desplazando a los moradores del lugar.

La vulnerabilidad en la que se encuentran las comunidades como consecuencia de dichos proyectos realizados por multinacionales en colaboración con el gobierno ha obligado a organizarse y  resistir a las comunidades afectadas.

La represión no se ha hecho esperar, asesinatos, paramilitarismo, desplazamiento forzado y desaparición forzada como estrategia estatal, victimizando a todo el que lucha por el respeto a los derechos humanos.

Por último el sentimiento de desatención, engaño y desprotección por parte de los afectados hacia sus propios gobernantes, crea un clima de desconfianza, pero también permite organizarse autónomamente creando formas  de vida paralelas al estado.

megaproyectos

Compartir:

Los comentarios están cerrados.