Querida mamá – Cartas desde el Closet

Foto: Hans
Julio 2017

He decidido escribir esta carta porque no sé cómo hablarte.

No quería que te enteraras de esa manera que soy homosexual. Fue un momento muy triste para mí sentir la humillación de toda la familia y ver tu indiferencia mientras me iba de la casa. 

No espere nunca que mi ex novia fuera capaz de mandar esas fotos a mi muro de Facebook y que te enteraras por tus amigos del grupo de oración, quienes te contaron y reprocharon cuando te las mostraron.

Nunca haría nada para hacerte daño y por eso no fui capaz de contarte, no quería lastimarte ni avergonzarte.

Ser homosexual no es una venganza, ni es una consecuencia de tener un papá ausente.  Nunca te lo he reprochado, aunque te sientas culpable. Simplemente es lo que soy.

Irme de casa fue duro, salir huyendo sin tener a donde ir, como si hubiera hecho algo horrible. Espero que el grupo en el que estás cuide de ti con amor y te aliente a ser mejor cada día, no a odiar en nombre de Dios.

Aún me pregunto: ¿Crees que de verdad nuestra casa estaba contaminada por mi presencia como lesbiana? 

Te quiero decir que te amo profundamente y lamento que nuestra comunicación este cortada porque prefieras tener una hija muerta que lesbiana.

Siempre serás mi mamá y yo tu hija.

Parche por la vida, 4.


Este texto hace parte de Cartas desde el Closet, escritos anónimos de personas con orientaciones de género diversas que no han podido compartir públicamente sus pensamientos e ideas por su orientación sexual. Parche por la Vida 

Compartir:

Los comentarios están cerrados.