“Laudato si” y la  destrucción ambiental planetaria

Foto: neoteo 

Por Cesar Torres del Río 

25 Jun 2015

La primera encíclica papal sobre los graves problemas ecológicos a que está sometido el planeta es a la vez una denuncia del capitalismo salvaje pues critica a los poderes que han llevado a cabo un implacable modelo económico y social que se ha hecho “insostenible” para la humanidad y que sólo ha beneficiado a unas decenas de empresas nacionales y transnacionales y a unos cuantos Estados; el capitalismo ha convertido la tierra en un “inmenso depósito de porquería” El documento Vaticano es a la vez un llamamiento ecuménico a todos los creyentes para que contribuyan a detener la tragedia de la “casa común” que gira alrededor del astro solar.

“Laudato si”  aporta así argumentos para la discusión que se abordará en la Conferencia de Naciones Unidas sobre Cambio Climático 2015, en Paris a fin de este año. En criterio del Vaticano el encuentro preparatorio de Lima, en diciembre de 2014, fue decepcionante y “falto de coraje” en relación a todos los aspectos de la catástrofe ambiental mundial. Por eso llama a un “cambio radical en el comportamiento de la humanidad” ya que "Nunca hemos maltratado y lastimado nuestra casa común como en los últimos dos siglos". En breve, el capitalismo es el responsable de la tragedia humana.

El encuentro de París, con todo, no alterará el curso depredador del extractivismo de las multinacionales ni la orientación suicida de los Estados imperialistas y sus agentes neocoloniales del Sur. Mantener el recalentamiento por debajo de los 2° C, como se dice han acordado los negociadores, es simplemente imposible; en el Informe Emissions Gap, del PNUMA (el Programa sobre el medio ambiente) y en el del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático se  afirma que el tope mencionado se lograría sólo si la concentración de CO2  no sobrepasara el umbral de 350-400 ppm (partes por millón en volumen), nivel que fue superado ya en el mes de marzo, y siempre y cuando el volumen de las emisiones mundiales se redujera entre 50-85%  para el año 2050.

La angustiante realidad también es un hecho en Colombia. El Plan Nacional de Desarrollo afirma sin ambages que recorremos un camino ambientalmente insostenible; pero eso poco importa a las empresas extractivas, a los piratas medioambientales que talan los árboles en los humedales o que drenan las ciénagas, a los empresarios de la minería ilegal, a los promotores del fracking. Mucho menos les interesa a los que contratan préstamos con el Fondo Monetario Internacional  para promover el “desarrollo” o a aquellos que se apropian de los terrenos baldíos y siembran miles de hectáreas con palma africana.

El planeta se encuentra en el abismo galáctico. De “común” la casa no tiene sino el nombre pues la controla y dirige la OTAN, el FMI, el Consejo de Seguridad, Estados Unidos y la Troika europea. Si de humanidad se trata su futuro dependerá de ella misma y no de las cruzadas en  su contra argumentando la defensa de la democracia para idolatrar al mercado; tampoco la especie se salvará mediante las “coartadas verdes” de los partidos o gracias a la “ecología de mercado”.  El mercado “divinizado” conduce directamente a la destrucción de toda dignidad humana y de sus más caros valores.

Requerimos una estrategia política ecosocialista, que apunte a todos aquellos aspectos que “Laudato si” ha planteado y que son los mínimos presupuestos a discutir y a resolver. Tal estrategia debe apuntar hacia la planificación democrática de todo el equilibrio ecológico del planeta   por parte de los trabajadores y marginados, creyentes y no creyentes, judíos, islámicos y cristianos. Hay que aplicar desde ahora el “freno de mano” del que hablara Walter Benjamin pues el peligro de incendio ya ha comenzado.

Compartir:

Los comentarios están cerrados.

Streaming

Watch live streaming video from contagioradioytv at livestream.com
×