Francisco Ceballos, el ciudadano que defiende la Serranía de los Paraguas

Foto: Serraniagua
07 Mar 2019

La Serranía de los Paraguas, ubicada entre el Valle del Cauca y el Chocó, es uno de los lugares de mayor riqueza de biodiversidad del planeta pero también uno de los más amenazados por la ganadería extensiva y el monocultivo. Zonas de la Serranía como el Cañon del Río Garrapata, antes cubiertas por una gran variedad de bosques, hoy son predios de pastoreo que sufren de graves afectaciones sobre el suelo.

Así lo afirma Francisco Ceballos, consultor en temas agropecuarios y de ordenamiento territorial, quien en los últimos 22 años ha logrado la conservación de más de 175 hectáreas de bosque subandino a través de su proyecto el Bongo Negro. En esta bioreserva, ubicada en la cordillera norteoccidental del Valle del Cauca, la flora y fauna silvestre han regresado paulatinamente a este terreno antes deteriorado por el pastoreo.

En cambio de usar la resiembre para recuperar este ecosistema, Ceballos decidió en el 2012 aislar el territorio a través de la instalación de cercas en los perímetros, lo cual impidió la intervención de los humanos y el ganado. Después sembraron especias precursores y dejaron que "la naturaleza hiciera su trabajo en total aislamiento," indicó el conservacionista. En solo siete años, se logró rehabilitar la zona y crear tres corredores biológicos.

Hoy, Ceballos espera que este modelo de conservación se pueda replicar en otros regiones del país. Junto a la organización ambiental Serraniagua, buscan la creación de nuevas zonas de reservas forestales desde la sociedad civil en áreas de la Serranía en el Valle del Cauca y el Chocó. Asimismo, adelanta trabajos con autoridades ambientales  en  tres municipios del Valle, para proteger a más de 40.000 hectáreas de bosque.

Reciba toda la información de Contagio Radio en su correo o escúchela de lunes a viernes de 8 a 10 de la mañana en Otra Mirada por Contagio Radio.
Compartir:

Los comentarios están cerrados.