Documental evidencia despojo, paramilitarismo y acción empresarial en Mapiripan

Foto: Entre el agua y el aceite de Palma

Defensor de DDHH de Comisión Justicia y Paz
11 Ago 2015

Una reciente publicación de la Comisión de Justicia y Paz, Environmental Investigation Agency, EIA por sus siglas en Inglés, con el apoyo de Contagio Radio, deja al descubierto la acción nociva de las empresas palmeras en la región de Mapiripán, evidencia también la situación de las comunidades indígenas y campesinas, que en medio del control paramilitar se oponen a la ampliación del monocultivo de Palma de Aceite.

Según el documental, la acción de la empresa Poligrow afecta no solamente el derecho al territorio de las comunidades indígenas Jiw y Sicuany, sino también su derecho al agua, dado que la ampliación de las siembras de palma de Aceite destruye el ecosistema de “morichales” vital para la producción y conservación del líquido que abastece a los llanos orientales colombianos.

Además, Fabio Pedraza, defensor de DDHH de la Comisión de Justicia y Paz afirma que las empresas palmeras como Poligrow están actuando en una región controlada totalmente por los grupos paramilitares que actúan tanto en el casco urbano de Mapiripán.

Según Ariza, en la zona rural hay puntos de control públicos en “La Cooperativa”, “San Andrés”, “Gaucamayas”, la finca Santa Ana entre otras. “Sabemos de la presencia de los urabeños” que hacen parte de estructuras antiguas como Bloque Meta, después Heroes de Guaviare y luego el ERPAC.

En cuanto a la complicidad con estructuras militares, el defensor de DDHH asegura que hay evidencias que comprueban que hay consentimiento y complicidad para tráfico de armamento y tráfico de ilegal de drogas.

Sobre la empresa Poligrow y la complicidad con el paramilitarismo, la empresa habría llegado al territorio en 2008 y varias familias fueron obligadas a vender sus tierras por presión paramilitar, además denuncian el asesinato de Giovanni, joven que trabajaba en la empresa palmera, asesinado en las propias instalaciones de la empresa Poligrow.

Compartir:

Los comentarios están cerrados.