La pequeña “Gran Encuesta”

Foto: Publimetro
22 Sep 2017

Por KinEscribe - @kinEscribe 

Esta semana un grupo de medios como RCN Radio, La FM, RCN Televisión, La República, El Universal, El País, El Colombiano y Vanguardia Liberal publicaron los resultados de la llamada “Gran Encuesta”, que además presentaron como el gran sondeo de opinión en sus respectivos medios y portales de internet. Sin embargo, mirando la letra menuda y varios detalles se pudo develar que de “Gran Encuesta” tiene muy poco, no por desvalorar el trabajo de estos medios, sino porque las encuestadoras tienen una gran deuda con Colombia. Tratar de reflejar una verdad electoral.

Si se mira con detenimiento la ficha técnica podremos comenzar a develar la afirmación de que no es ninguna “Gran Encuesta”. Arrancando por el universo de personas encuestadas, solamente fueron 1250 personas en sus casas y en 60 municipios. Esto arroja el resultado de que en cada uno de los municipios solamente se entrevistaron 2 personas y media. ¿Ese número es representativo de la opinión de estos 60 municipios?

Un estudioso de la estadística podría decir que se hizo un promedio ponderado de acuerdo al censo electoral, pero es que siendo así, si realmente se encuestó en los 60 municipios, en algunos de esos lugares solamente se habría entrevistado a una persona, lo cual no puede representar la opinión, ni siquiera una muestra suficiente de lo que piensa la población que habite un territorio determinado por muy pequeño que sea.

Pero hay más, mirando los promedios de edad de las personas encuestadas en sus casas, el porcentaje más grande, 24%, corresponde a personas mayores de 55 años. Es decir que de las 1250 personas encuestadas en sus casas la mayoría hacen parte del grupo de la tercera edad. Seguramente personas con tradición partidista que han descreído de la mayoría de los políticos o que tienen una aferrada tradición a la “democracia” que ha reinado en Colombia durante los últimos 70 años.

Los demás, personas entre los 18 y los 54 años ocuparon porcentajes menores. Si se mira por encima, tal vez muchos de los miles de jóvenes que salieron a las calles en las movilizaciones de la “Plebitusa” no tuvieron la oportunidad de ser parte de esta “Gran Encuesta” y seguramente no se ven representados en el candidato Vargas Lleras que resulta ganador así un titular diga que gana el voto en blanco. El daño está hecho y lo que se concluye es que “Vargas Lleras puntea las encuestas”.

tomada de encusta

Ahora, al mirar otros detalles están las listas de candidatos, acompañadas por barras de colores que representarían el color de sus partidos (menos Vargas Lleras que aparece con aureola blanca como si no fuera militante y jefe de Cambio Radical) debajo de tres preguntas, todas seguidas, que pueden generar confusión en los encuestados y en los incautos que leen la encuesta ¿por quién votaría? ¿Quién cree que va a ganar? Y ¿Quién preferiría que ganara? A simple vista las preguntas parecen normales, pero si se mira con detenimiento, parecieran estar apuntando a ubicar a algunos candidatos con más probabilidades que a otros. Para la muestra dos imágenes que presentan los resultados.

página de la FM

Tomada de la web de La FM

En la primera imágen, tomada de la página de la FM, se ubica a Clara López con un 5% después de Alejandro Ordóñez que tiene un 3% ¿Por qué la ubicación? Y también se ubica a Humberto de la Calle, con 3% después de Marta Lucía Ramírez con 2%. Entonces surgen más preguntas ¿Qué imágenes mostramos y con qué intencionalidad? ¿Los lectores ubican que son preguntas diferentes y que una no está condicionada por la otra o solamente se mira la portada que presenta el medio? Esas entre muchas otras.

Ahora bien, si se hacen sondeos de opinión, unas preguntas ayudan a validar las otras. Por ejemplo, en este caso si nos preguntan por la selección Colombia y su posibilidad de clasificar al mundial de Rusia, todos, con la mano en el corazón podríamos decir que sí. En esa pregunta validamos como cierta la encuesta, aunque nos queden serias dudas sobre las preguntas decisivas como aquellas de las preferencias presidenciales. Lo mismo en el caso de la imagen del Papa Francisco, muy favorable por estos días.

En contraste, la credibilidad en las instituciones de justicia o en los propios partidos políticos anda muy mal, la imagen negativa por encima del 40% es una pésima señal. Sin embargo, en esas respuestas puede haber consenso con el amplio universo de personas no encuestadas. ¿Ese consenso ayuda a validar todo lo demás presente en esta “Gran Encuesta”? Definitivamente, es posible.

Para concluir es bien sabido que las encuestas han sido usadas a lo largo de la democracia colombiana para posicionar una u otra idea, pero bien vale la pena comenzar a poner una lupa en lo que algunos pretenden presentar como “la opinión pública”, representada en encuestas que de grandes tienen bastante poco y que pueden hacer mucho daño a la hora de orientar a una ciudadanía ávida de instituciones fuertes y capaces de garantizar la cualificación de la precaria democracia colombiana.

Una ñapa…

Recordemos que en 2015 el flamante Consejo Nacional Electoral, que no abre la posibilidad de la revocatoria en Bogotá, abrió una investigación en contra del Centro Nacional de Consultoría, Gallup Colombia, Cifras y Conceptos, Analizar y Asociados Mercadeo y Opinión, Ipsos Napoleón Franco, Datexco, Centro Regional de Consultoría Urabá, Centro Regional de Consultoría Proyección e Imagen, Colombia Global Mining y Business, Corporación Para la Investigación y el Fomento Empresarial (Cefin), Fredy Armando Revelo, MCW SAS, Mediciones y Medios, Progestión Internacional y Yamil Cura.

Y medios como  El TiempoEl País de Cali, La República, Vanguardia Liberal y El Colombiano.

Compartir:

Los comentarios están cerrados.